Medicina China y Acupuntura.

Han transcurrido cinco mil años o mas desde los albores de la Acupuntura, sin embargo, su progreso ha sido restringido debido al celoso secreto con que ha sido guardada en Oriente. Aunque en cierto modo, podría culparse de ello a la barrera impuesta por el lenguaje, la acupuntura como medicina china gozo de escasa oportunidad de desarrollo debido a la ausencia de conocimientos médicos básicos de quienes la practicaron al principio, los cuales no estaban preparados, sencillamente, para interpretar los complicados mecanismos de su arte.

Los relevantes maestros de medicina china que dedicaron su vida a la practica de la Acupuntura percibían la mayoría de los efectos subyacentes a través del efecto que se manifestaba como consecuencia de la inserción de las agujas en los diferentes puntos descritos; este hecho permitió establecer una ordenación respecto a la descripción de canales, meridianos, interconexión mutua y numerosos detalles y modalidades susceptibles a la observación y al razonamiento.

La Acupuntura no esta estructurada para ser usada por médicos cargados de prejuicios. Seria oneroso para su tiempo y esfuerzo. Si no pueden aceptar el hecho de que esta simple practica ha aportado alivio a muchos, circunstancia que si no basta para aligerar su mente cargada de prejuicios, es mas que probable que los indudables beneficios que aporta el procedimiento sea ignorados y malinterpretados.

La Acupuntura sigue siendo un procedimiento científico basado en la proposición de que la inserción de una aguja en un punto del cuerpo, determinara una respuesta en otro punto. Este hecho no puede ser explicado en el contexto de nuestros limitados conocimientos actuales. Pero si es posible demostrar a diario su eficacia Paradojicamente , es posible observar que este método terapéutico de la medicina china , es usado por la mitad de la población mundial, y que asi ha ocurrido durante milenios; el juicio del tiempo parece demostrar que hay buenas razones para practicarlo y que asi sucederá durante muchos, muchos años.